Trujillo: El encanto del norte (Turismo)

marzo 11, 2017

 La ciudad de la eterna primavera abre sus puertas a todos aquellos que deseen vivir momentos de aventura y confort ya que combina playas e historia en el mismo lugar. Es, además, un lugar ideal para los amantes de las buenas olas y de un atardecer de ensueño.

sunset Imagine poder disfrutar de un día de playa con castillos de arena y paseos en totoritas para, al atardecer, observar una puesta del sol desde un malecón en medio del mar. Aunque suene a una película en una isla paradisiaca, lo cierto es que es posible tener esta experiencia en nuestro país donde la naturaleza nos regala momentos de ensueño.

 Eterno encanto

plaza de armasTrujillo es una ciudad cálida, no solo por su clima, también por su gente que siempre recibe con los brazos abiertos a sus visitantes. Está a pocas horas de Lima y es siempre una buena opción para unas cortas vacaciones, ya que se puede llegar en solo media hora (en un vuelo comercial). Tiene, además, hermosas playas donde disfrutar de un día en familia o donde practicar surf. Asimismo, posee un importante legado preinca que todos deberíamos conocer.

Una de ellas es la ruina de Chan Chan, ubicada frente al mar, en el valle de Moche, a mitad de camino entre Trujillo y el balneario de Huanchaco. Fue la capital política y administrativa del Reino Chimú y su área original abarcaba unos 20 kilómetros. Es, también, considerada la “Ciudad de barro más grande del mundo” y fue declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco en 1986.

chan chan Está formado por un conjunto de diez recintos amurallados llamados ciudadelas y otras pirámides solitarias. El conjunto central, cubre un área de seis kilómetros cuadrados aproximadamente, y el resto por una multitud de pequeñas estructuras mal conservadas, veredas, canales, murallas y cementerios.

Sin embargo, al día de hoy Chan Chan luce descuidada, no posee guías que orienten a los visitantes (a menos que puedas pagar 40 soles para que algún lugareño te cuente parte de su historia), ni algún letrero que explique qué significa o la importancia que tiene cada parte de esta gran ciudadela, conocida por antiguos cronistas como “La Ciudad de Chimo” o “Palacios del Gran Chimú”.

Todo es más bonito en el mar

caballitosLlegar a Huanchaco es bastante sencillo, desde Trujillo solo toma entre 15 minutos a media hora el arribar. Este paraíso de los surfistas posee atardeceres de ensueño, restaurantes frente al mar y bares con cócteles para todos los gustos.

Desde su malecón se puede pescar, pasear y observar el ocaso abrazado a esa persona tan especial. Caminar por la arena cuando el sol se oculta es otro de sus encantos. O, sí se siente más aventurero, puede intentar controlar alguna de las totoritas, tal como los pescadores cuando salen al mar a buscar su sustento.

Cualquiera sea la opción que elija, la diversión está asegurada pues este pequeño balneario conserva ese encanto que solo el norte ofrece.

Datos:

Para ir a Chan Chan se puede tomar cualquier bus o colectivo que se dirija a Huanchaco, pero estos solo te dejarán en la carretera por lo que se deberá hacer una caminata de algunos kilómetros. La otra alternativa es tomar un taxi que te deje en la misma ciudadela. Los precios varían de acuerdo a la distancia.

Para ir a Huanchaco se sigue la misma ruta y de tomar taxi el costo estará entre 15 a 20 soles desde el centro de Trujillo.

 Platos típicos

Si hay un plato que toda persona que va a Trujillo debe probar es definitivamente el Shambar.

Esta atípica sopa que lleva entre sus ingredientes menestras (trigo, frejol, arverjas) jamón serrano y pellejo de chancho, es un clásico de los lunes para todos los trujillanos.

¿Pero cómo nace este plato y por qué se prepara solo los lunes? La tradición culinaria asegura que el shambar tiene su origen en una antigua costumbre de la sierra liberteña. Al parecer luego de alguna fiesta realizada los fines de semana, los pobladores solían juntar la comida sobrante y con ella preparar una contundente y deliciosa sopa.

En cuanto al origen del nombre deriva del vocablo quechua “Sham­bar”, que significa ‘cosecha’, lo que, para algunos, significa que todos los ingredientes de este plato provienen de las chacras de los propios agricultores trujillanos.

 Delicias marinas

IMG_20161231_142422307cebicheSi hay algo que Huanchaco posee son productos marinos y esa es la razón por la que la mayoría de su oferta gastronómica está basada en ellos, pero también por la que son verdaderos especialistas en su preparación. Desde un ceviche de lenguado, un sudado de mero o un clásico ceviche de conchas negras, los restaurantes de este balneario poseen una amplia variedad de platos marinos que siempre te dejan queriendo más.

Y si se busca algo más sofisticado, siempre podrá disfrutar de una langosta al ajo con yucas fritas y una buena botella de vino blanco.

Cualquiera sea su elección, estamos seguros que no se arrepentirá.