TALARA: REFINERÍA EN SU HORA CERO

abril 20, 2017
Escribe

TALARA-PETROPERU

Los US$ 4,250 millones con los que Petroperú propone endeudar al país para continuar con la modernización de la refinería de Talara no se justificarían, en la medida que hasta la fecha no se ha explicado con exactitud qué tan rentable es la obra. El expresidente de la petrolera nacional, César Gutiérrez, dijo que los daños ocasionados por El Niño costero nos dan argumentos para paralizar el proyecto.

En las últimas semanas han arre­ciado las críticas respecto a que el proyecto de modernización de la refinería de Talara no sirve para nada. ¿Esto es cierto?

Hoy día la presidencia de Petroperú anda buscando argumentos para sus­tentar que se debe continuar (con la obra). Eso significa que hay que to­mar deuda por US$ 4,250 millones adicionales a todo lo que ya se ha gastado.

Pero ¿de dónde salen los US$ 4,250 como número? La presidencia de la pe­trolera nacional ha dicho que están in­teresados en conseguir US$ 3,000 mi­llones en bonos, US$ 1,250 millones en crédito garantizado por la agencia es­pañola de nombre Cesce (cuyo objeto social es asegurar a las empresas frente a los riesgos de impago derivados de las ventas de sus productos).

¿Cuánto va a costar en total el proyecto?

Ocurre que haciendo cuentas, ac­tualmente el estimado de lo que va a costar (monto total) es de US$ 5,400 millones; pero esta no es una cifra ce­rrada porque dentro de la misma se incluye US$ 815 millones que corres­ponden a los servicios auxiliares (los suministros de vapor, electricidad, agua, hidrógeno y azufre).

Pero, debemos aclarar que esos US$ 815 millones es un valor estimado a pre­cios de junio de 2012, y lo más proba­ble es que ese monto crezca. Entonces, estamos hablando de 5,400 millones como cifra total que ya es muy elevada y con probabilidades de que se incre­mente por las razones que he explicado.

¿La obra es rentable?

Ocurre que la única forma para que la obra sea rentable es que tengamos un techo competitivo de combustible para pagar la deuda, y eso hasta el momen­to no se ha explicado con exactitud.

La nota completa en su Revista Velaverde edición número 197.