Santillana: Chinchero jamás se debió firmar (Opinión)

marzo 6, 2017

Uno escucha el Mensaje a la Nación de Pedro Pablo Kuczynski (PPK) el domingo 12 de febrero (una vez terminado el Clásico; muy bien redactado por el ministro de Defensa, mi camarada Jorge Nieto, el único que sabe de política en ese “gabinete de ensueño”) y pensaría que estamos ante un jefe de Estado esquizofrénico.

PPK- Chinchero

Si vamos a la lucha sin cuartel contra la corrupción (muerte civil de funcionario corrupto, no más contratos con el Estado para empresas tramposas, triplicar presupuesto de fiscalías anticorrupción, esquema de delación premiada, programa de protección de delatores, etc.) como reacción para las tribunas por el intento de escapismo de Alejandro Toledo Manrique, uno no entiende la ceremonia en la pampa de Chinchero el viernes 3 de febrero donde se concesiona por 40 años un aeropuerto que se negoció bajo el esquema de Asociación Público Privada (APP) y termina siendo cualquier cosa menos la definición de una APP, pues el Estado asume casi todos los riesgos.

Para colmo, se les regala 10 años más de lo que decía originalmente el contrato. Algo así como: parece mujer, era travesti, pero qué guapa era y cedí a la tentación.

Total… Si seguimos prostituyendo el esquema de participación del capital privado en apoyo de la política pública del Estado (mediante concesiones, APP, cofinanciamiento u obras por impuestos) para favorecer a amigos “cercanos y lejanos” dentro de un juego de gestión de intereses que linda con lo delictivo (hay una Ley de lobbies que no se cumple); un premier que no entiende que su deber es defender los intereses del Perú y no abstenerse de opinar porque su hermana Ximena está al otro lado del mostrador (renuncia el viernes 3 de marzo, cuando se han consumado los hechos), después no se quejen cuando los que proponen que “otro mundo es posible” (vale decir, los hijos del Foro de Sao Paulo y de toda la corrupción del Partido de los Trabajadores con Ignacio Lula da Silva a la cabeza; pero para ellos “esos detalles no importan”) y grupos aún más extremistas presionen en la calle para que se acabe con el modelo económico imperante en los últimos 27 años.

Solo un ignorante y/o un mal intencionado puede decir que vivimos en una economía de mercado. No calificamos. Estamos en camino de serlo, pero los agentes económicos (en especial, los grupos de poder económico que no califican como “derecha” a nivel internacional) se encuentran en su zona de confort. ¿Para qué seguir con las reformas si “todos” estamos felices? ¡Nos encanta la zona gris de lo formal e informal, qué rico se disfruta en la cultura combi/chicha donde el macho alfa puede imponer su ley a la mala!

Eso sí, hay que denunciar al enemigo mortal llamado -pero no definido- “neoliberalismo”, culpable del cambio climático, la corrupción a todo nivel y la opresión de la mujer/minorías sexuales, un largo etc. que afecta a la humanidad en pleno. PPK fue electo por el “antifujimorismo” y “antiaprismo” que reúne a una fauna muy variada que se cree la “reserva moral” del país, pero que ha tomado diversas dependencias públicas como botín desde que el cholo sano y sagrado “nos devolvió la democracia”. Ese aliado, que es el alacrán de la fábula (“te pico porque está en mi naturaleza”), fue quien lo presionó políticamente para firmar un contrato que debe ser denunciado utilizando las mismas palabras de PPK el do – mingo 12. Pero, PPK quería salir del calor y la presión de la sauna; su única vía de escape fue firmar algo no solo mal hecho, sino delictivo.

APESTA A PODRIDO

Pasadas las semanas, el hedor de lo podrido no se podía esconder. El Congreso empieza a hacer preguntas en base a la posición de la Contraloría que había hecho un contundente informe que no conocía la opinión pública. La bancada de Acción Popular propone una interpelación y PPK hace cuestión de confianza amenazando al Pleno. Una persona que cae en las encuestas seis meses seguido y que no pasa del tercio de aprobación ¿puede amenazar? Si el secretario general del “partido” dice que nadie es imprescindible y que ellos mismos tienen dudas, sus amenazas de cerrar el Congreso ¿son creíbles? No cabe duda que esas declaraciones se hicieron con la cabeza caliente, como quien recién sale de la sauna de El Golf Club. Si cae Vizcarra ¿cae el Gobierno? El Gobierno se cae por sus propios errores y no por la oposición que desea interpelar (para en un futuro censurar, no nos engañemos) al hoy ministro de Transportes. ¿Dejarán que a Martincito se lo coman los otorongos?

¿POR QUÉ NO SE DEBIÓ FIRMAR?

En primer lugar están las razones técnicas. Estas son las que deberían inclinar el 90% de una decisión de inversión pública (el otro 10% lo debe explicar el impacto social). Los que saben de aviación aeronáutica hablan de problemas concurrentes de vientos cruzados en una zona montañosa con turbinas para aviones que no pueden desplegar toda su operatividad a cuatro mil metros de altura. Una razón adicional es la geomorfología de la zona: roca calcárea. Recordemos que las famosas sales de Maras están a poca distancia.

El problema con la roca calcárea es que el agua la corroe. Sucederán los famosos sink holes (en castellano, sumidero) que podrían afectar tanto a la estructura del aeropuerto como a cualquier avión que se encuentre en la pista de aterrizaje. Por ello es de esperarse una nueva adenda al contrato entreguista original para hacer bases estructurales más sólidas. Todo esto se explicará como “riesgo geológico” que justifique una “fuerza mayor” y mayores costos que serán aceptados sí o sí por el Estado peruano.

La construcción del aeropuerto y la pista de aterrizaje, al final pueden terminar costando entre tres a cinco veces su precio original de US$ 264 millones, de los cuales las labores de remoción de tierra (US$ 140 millones) se debieron iniciar el 31 de enero pasado.

Se ha prometido que el aeropuerto entrará en funciones el 2030 y servirá a cinco millones de pasajeros. Desde ya hago la apuesta que el aeropuerto no se entregará en la fecha pactada y no servirá a los cinco millones de personas que nos han dicho. En segundo lugar, al haber aceptado el Gobierno de PPK un contrato que adultera la definición misma de APP y adelantar entregas de dinero por etapas aún no cumplidas por el concesionario, la población del área de influencia exigirá mayor inversión pública para la zona, pues sabe que PPK es sensible a la presión de la calle y la amenaza de paros.

Esto lo ha anunciado el congresista cuzqueño Edgar Ochoa: “Hay que promover la inversión por el desarrollo de las poblaciones aledañas, como su mejora en capacidades productivas, transformación a nivel productivo, infraestructura…”, “Agotaremos todas las posibilidades para que el gobierno regional del Cusco, la municipalidad provincial de Urubamba y distrital de Chinchero tengan todas las facilidades financieras”.

Lo que no nos dice el congresista Ochoa es que la gente de la zona buscaría que le inversión pública -de los tres niveles de gobierno- les permita maximizar sus ganancias privadas por las externalidades que produce la construcción del aeropuerto: compra de terrenos a precios sobrevalorados, industria turística (alojamientos de todo tipo de estrellas, así como restaurantes, guías turísticas y productos turísticos) y diversión para niños, jóvenes y adultos (con sus consecuencias medioambientales y de salud pública).

¿Quién velará por la calidad del servicio y que se reflejen en precios al consumidor? ¿El empresariado de Chinchero acatará recomendaciones de Promperú y las resoluciones del Indecopi? Eso de preservar la “cultura inmaterial” y cosas por el estilo serán un espolón para poner contra las cuerdas a la inversión extranjera (salvo que se asocie con locales). ¿Quién ha diseñado el área urbana que albergará a todos los migrantes que vendrán de todo el país buscando una oportunidad laboral o de negocio? Creo que ni el Centro de Planeamiento Estratégico (Ceplan) ha sido consultado. Después no se quejen del crecimiento amorfo de la zona urbana. ¿A alguien le importa?

En tercer lugar, ¿no hubo problemas desde la precalificación de los postores? El consorcio ganador Kunturwasi tiene problemas financieros al interior de cada uno de los dos socios. El consorciado peruano (Andean Investment Holding) tiene problemas de pago de bonos emitidos en plaza peruana. El socio argentino, parece -si no lo es- de lo más chanta, por más que digan que administra 53 aeropuertos. A estos señores se les quiere adelantar dinero por etapas no concluidas (entregadas) establecidas en el mismo contrato de marras.

Encima, va a usufructuar por 40 años las instalaciones. Yo también quiero que me regalen el dinero público de esta manera. Por último, si el Gobierno quería cerrar el tema desde un inicio, debió ampararse en el contundente informe de Contraloría, no hacer el papelón de firmar primero y consultarle a la Contraloría después y decir que no darán un centavo hasta el pronunciamiento del órgano de control. Con todo lo actuado: juicio a la vista.

No hay posible excusa del premier Zavala de salir al paso de todo este escándalo diciendo que él se ha inhibido de dar opinión en el Consejo de Ministros cuando se tocó este tema, pues su hermana era la gerente de Relaciones Institucionales del consorcio Kunturwasi. ¡Zavalita, eres premier de la República del Perú! ¡La que debió renunciar era tu hermana!, (como tardíamente lo ha hecho, a un mes de la firma). Para colmo, Cecilia Blume, de New Link (todo indica ligada a PPK), conocida colaboradora de PPK, aparece como la lobista de la operación.

¿No quieren que existan sospechas? Mientras culmino estas líneas, el alcalde provincial y los alcaldes distritales de Urubamba se pronuncian en conferencia de prensa desde Palacio de Gobierno. Rechazan la actitud del Ejecutivo (esperar que se pronuncie la Contraloría para desembolsar el dinero), esperan que el órgano de control se pronuncie lo antes posible, declaran persona non grata a Vitocho y amenazan con una paralización. Ya les sirvió una vez, ¿el Gobierno capitulará de nuevo?

LOS QUE ESPERAN

Después que se han revelado los niveles de corrupción de las tres administraciones post-Fujimori (tema que algunos ya sabíamos, una prueba de ello son nuestros escritos e intervenciones en medios de comunicación), el sistema democrático está en juego. En las alturas, los camaradas preguntan a los pobladores: ‘¿Esa es tu democracia? ¿Para qué te aferras a un sistema corrupto? Yo te ofrezco una salida…’. Ya sabemos cuál es y qué consecuencias tienen en el corto, mediano y largo plazo. ¿A eso nos lleva PPK y su dream team?