Perú otra vez en la lista negra

marzo 6, 2017

La mala noticia de la semana vino del norte y cayó como un baldazo de agua fría, sobre todo en el entorno presidencial. Y es que a pocas horas del retorno del presidente Pedro Pablo Kuczynski de un periplo oficial por la tierra del Tío Sam, al Departamento de Estado norteamericano no se le ocurrió mejor idea que soltar el informe elaborado por el Buró Internacional para Asuntos Antinarcóticos que pone el nombre de nuestro país en la lista de naciones comprometidas con delitos de lavado de activos.

dolares

Es la segunda vez que el Perú es considerado en la denominada “Lista Negra” que la conforman también otros 84 países. Como se recordará, entre el 2009 el Perú formó parte de este listado negro, del cual logró salir el 2014 tras asumir una serie de importantes compromisos en la lucha contra el lavado de activos.

El argumento esgrimido por el Departamento de Estado es que se ha observado mayores vínculos entre el narcotráfico, la compra de oro, así como la tala ilegal, “ante la inacción del sistema judicial peruano”.

Resulta obvio que la falta de resultados en este campo en los últimos años, así como el descuido irresponsable de las autoridades, sobre todo del Ministerio Público y del propio Poder Judicial, nos ha llevado con esfuerzo digno de mejor propósito a esta lamentable situación.

No cabe duda que lo primero que ocurrirá es que todas las operaciones que salgan desde nuestro país hacia la tierra de Trump serán supervisadas al máximo y no solo por ellos, sino también por otros países del orbe, habida cuenta que es un reflector constante el que tendremos encendido sobre nuestras cabezas en tanto y en cuanto aquí las autoridades no se pongan firmes, serias, responsables y profesionales en este campo.

A decir de los analistas, uno de los sectores más afectados será el financiero. Sin embargo, cabe anotar que conforme lo ha venido denunciando Velaverde en sus últimas ediciones, la minería informal ha puesto una gran cuota en esta nada agradable situación. Para muestra un botón: se estima que esta práctica ilegal generó no menos de US$ 4 mil 400 millones solo en la última década.

Lo irónico es que la mala imagen que está dando nuestro país era un tema cantado, dada la impunidad que campea. Así, por ejemplo, de las cientos de denuncias sobre lavado de activos que se dan cada año en nuestro país, solo hay 12 sentencias. Los fríos guarismos hablan por sí solos de la inoperancia de las autoridades. ¿Quién le pondrá el cascabel al gato?