Patricia Juárez: Contrato con Rutas de Lima se firmó en plena revocatoria a Villarán

marzo 15, 2017

El contrato suscrito en febrero de 2013 entre la Municipalidad de Lima (en ese entonces a cargo de Susana Villarán) y Rutas de Lima cuyo socio principal es OdebrechtLatinvest;  sigue generando dudas no solo porque fue firmado en pleno proceso para revocar a la ex alcaldesa sino porque tiene clausulas realmente lesivas a los intereses de la ciudad.

La teniente alcaldesa de la Municipalidad de Lima, Patricia Juárez Gallegos, confirmó que el referido contrato no contenía ninguna cláusula anticorrupción.  Además dijo que existen serias dudas respecto a la presunta relación que existiría entre la firma de ese acuerdo y la campaña del No que terminó por salvar a Villarán.

juarez

¿Cómo va el proceso de revisión del contrato suscrito con Rutas de Lima que implica el cobro de peaje en determinadas vías?

El contrato con Rutas de Lima  fue suscrito con Odebrecht en tiempos de Susana Villarán, es decir, en febrero del 2013 en pleno proceso de revocatoria.Se trata de un contrato cuestionado porque intervino Odebrecht.

revocatoria

¿No se puede descartar que exista una relación directa entre la firma de ese contrato y la campaña para preservar a Villarán en su puesto?

Realmente ese tema debería ser materia de revisión en este momento porque fueron extraños los resultados de la revocatoria.Además insisto que se firmó (el acuerdo con Rutas de Lima) cuando estábamos en proceso para revocar a Susana Villarán por eso es que allí están las dudas respecto a quien financió la campaña de la revocatoria y porqué se suscribió este contrato que tenía cuestionamientos.

Pero además hay un informe de la comisión Juan Pari (caso Lava Jato) en el que se establece que habría venido dinero del Brasil, a través de personas que lo traían adherido en el cuerpo,  para la campaña contra la revocatoria.

peaje

¿En qué fundamenta sus sospechas?

Si revisan los antecedentes, en mi caso que participé activamente en la revocatoria y en ese momento había las sospechas. Yo tengo una foto donde se ven los carteles del no a la revocatoria, todos los días habían actividades artísticas inclusive yo fui objeto de seguimiento y detrás de todo eso estaba (Luis) Favre. Siempre existió la duda de que allí había algo extraño, es decir, que alguien estaba financiando eso.

¿El contrato con Rutas de Lima tenía alguna cláusula anticorrupción?

No la tenía y dentro del proceso de negociación que se está llevando a cabo se está viendo eso, porque como se conoce el contrato se suspendió primero por 30 días y luego se ha prorrogado ese plazo por un periodo similar. Se están sosteniendo una serie de conversaciones con los concesionarios para modificar los  términos del mismo.

La Municipalidad de Lima está tratando de revertir esas cláusulas lesivas y también tratando de establecer una cláusula anticorrupción.Producto de esa revisión tendrá que haber una adenda y ésta pasar por el Ministerio de Economía y Finanzas y éste tendrá que establecer  en qué términos deberá culminar esta negociación.

¿Cuántas cláusulas lesivas ha encontrado la municipalidad en este contrato?

No le podría decir cuántas en número pero sí puedo señalar, por ejemplo,  aquella que preveía que en el caso que no se pueda instalar por un plazo de tres días el peaje de Chillón debido al cuestionamiento de parte de los usuarios, entonces la municipalidad estaba obligada a pagar aquello que dejara de percibir el concesionario.

¿Por qué se incluyó esa cláusula?

Obviamente porque se sabía en ese momento que el proyecto no iba a funcionar  y por eso se añadió esa cláusula.

¿Algo no huele bien en Rutas de Lima?

Yo he dicho que, por ejemplo, esta cláusula que menciono para mí era lesiva para los intereses de los ciudadanos y de la Municipalidad de Lima. Por eso es que el contrato ha sido materia de análisis.

En algún momento he señalado que hay clausulas como esta y otras que son materia de revisión; pero obviamente este es un contrato en ejecución y tiene un plazo de concesión de 30 años.

¿Qué sucede con el contrato Línea Amarilla que fue suscrito con OAS que también ha sido cuestionada en Brasil?

-El contrato Línea Amarilla se firmó en 2009 en el segundo período del alcalde Castañeda. Ese convenio con OAS hasta ahora no ha sido materia de ningún cuestionamiento respecto a que se hubiera pagado algún tipo de coima. No se ha dado jamás ninguna imputación respecto a algún hecho de corrupción que se hubiera dado en 2009.

Pero se está investigando el contrato ¿no es así?

Ese contrato de Línea Amarilla está siendo materia de investigación porque hubo ciudadanos que han expresado su desacuerdo con el mismo  en la medida que el equilibrio económico y financiero no les satisface. Está en investigación en la fiscalía.

Pero eso es precisamente a lo que los funcionarios públicos estamos expuestos. Hay una denuncia en el caso del contrato de Línea Amarilla que un ciudadano ha formulado, y por ejemplo en esa queja se me involucra a mí cuando en el 2009 yo era gerente de defensa del ciudadano y no conocía siquiera el contrato, pero igual éste no se encuentra sujeto a ningún tipo de cuestionamiento.

¿La comuna capitalina ha adoptado algún tipo de medidas para prevenir la corrupción?

Si porque la municipalidad tiene procesos importantes. En ese sentido se han tomado medidas como, por ejemplo, aplicar o establecer en todos los contratos clausulas anticorrupción para evitar que haya algún  tipo de manejo indebido.

Por mi parte tengo que decir que durante todos los años que llevo trabajando con el alcalde (Luis Castañeda) nunca he recibido o yo he visto que se hayan dado indicaciones respecto a tener algún tipo de gestión inadecuada o favorecer a un determinado postor. Por eso es que en la Municipalidad de Lima se sigue  ejecutando las obras previstas y estamos tranquilos.

Hay temas pendientes

Pese que se ha avanzado mucho en materia de participación de la mujer en la política, todavía hay temas pendientes que se deben abordar entre los que se incluye la necesidad de propiciar que las peruanas puedan acceder a cargos de decisión, consideró Patricia Juárez Gallegos.

“Me refiero al caso de los gobernadores regionales y de los propios alcaldes en donde existe todavía una brecha muy grande que se debe superar, porque las mujeres tenemos todavía una participación mínima. Por ejemplo hay una sola gobernadora regional y pocas burgomaestres distritales.”

¿Faltan normas que fomenten la participación de las mujeres a cargos de toma de decisiones? Le preguntamos, a lo cual la teniente alcaldesa de la comuna  capitalina respondió que las leyes ya están dadas. “Por ejemplo contamos con la disposición que obliga a todos los partidos políticos a llevar el 30% de mujeres en sus listas. Si se cumple, pero lo real es que en muchos casos las mujeres no son puestas en posiciones que resultan muy elegibles.”

Sin embargo, también existe mucho temor de parte de las mujeres de participar en procesos eleccionarios, ante la posibilidad de verse sometidas al escrutinio de su vida personal.

“En el caso de las mujeres creo que la forma del cuestionamiento, ahora más que tenemos redes sociales, pesa  mucho en la medida que éstas suelen ser muy implacables. Sucede que a muchas mujeres que están en política hasta se les ha insultado mediante las redes.”