Ocho consejos para evitar la obesidad, diabetes y derrame cerebral

marzo 28, 2017

Cada vez es más frecuente hablar sobre nutrición, bienestar y estilo de vida. Si hay una nutrición adecuada, se puede evitar más del 50% de todas las muertes que se producen en el mundo. La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que cuatro de las 10 principales causas de muerte están relacionadas a sobrepeso y obesidad, la principal causa de muerte en el mundo es el infarto cardíaco y el segundo asesino es el accidente cerebro vascular (derrame cerebral).

En nuestro país son la tercera y segunda causa de muerte, respectivamente. Más del 40% de la población adulta en Perú tiene algún grado de obesidad y este porcentaje alcanza el 25% en niños de 5 a 9 años.

Esto es dramático porque el sobrepeso y la obesidad explican el 44% de los casos de diabetes, el 23% de ataques al corazón y el 7% de algún tipo de cáncer.

alimentacion_saludableLas cifras son abrumadoras y cuesta entenderlas, pero si has llegado hasta aquí, la buena noticia es que todo esto se puede prevenir sin una gran inversión material, solo se necesita decisión y ganas de hacer la cosas y eso depende de ti, de lo contrario, tus hijos o sobrinos vivirán 10 años menos que tú. Luego de conversar con profesionales en nutrición, quiero resumir ocho puntos que puedes hacer desde casa para combatir la obesidad y el sobrepeso:

1. Cambia tu paradigma: ¡La gordura no es estar saludable! Crecí con la creencia de que la gordura significa estar bien, pues NO. Ya está demostrado que el sobrepeso puede conducir a diabetes, infarto cardiaco y cáncer.

2. Haz loncheras saludables: Involúcrate, hazte responsable de las loncheras de tus hijos. Prepáralas, ordénalas, pon al menos dos alimentos frescos. Mi esposa prepara todas las mañanas la lochera de nuestro hijo; ella imagina que con esta especie de ceremonia lo protege cada día.

3. Come más en casa: Si no sabes cocinar, aprende a hacerlo, es divertido y hasta relajante. Pídele a un amigo que te enseñe a cocinar o enséñale a hacerlo y comparte buenos momentos. Comer en casa es saludable y refuerza los lazos de familia.

4. Cambia el origen de los “crunchs”, es decir, come más comida fresca y menos comida procesada. Disfruta el “crunch” de las verduras, disminuye el “crunch” de las papitas procesadas.

5. Enséñale a tus hijos qué es una lechuga, un apio, un brócoli, un rabanito, un pepino. Que los toquen, que los huelan, que los prueben. Insiste, no los fuerces. El tiempo se encargará de ayudarte. Te sorprenderá que tus hijos no conocen lo que tu conocías a su edad.

6. Toma más leche de verdad y menos leche con azúcar, chocolatadas o endulzadas.

7. Un mensaje a los profesores: su aporte es fundamental, ayúdennos a educar en buena nutrición, revisen las loncheras y refuercen el concepto en forma práctica. Hagan feedback a los papas sobre este punto en las reuniones que tengan; los hábitos se cambian si los repetimos constantemente.

8. Una buena nutrición es tu responsabilidad: si tus hijos comen mucho pan, entonces no compres tanto pan. Ten una reunión semanal en familia para ver si estás siguiendo estas acciones para alimentarte mejor.

 

Escribe: Dr. José Josan. Médico inmunólogo y coach neurocientífico