Los peligros de la deshidratación

abril 4, 2017

En estos días en los que aun persisten las altas temperaturas, luego de sufrir el fenómeno de El Niño Costero que inundó calles y deja sin agua potable a cientos de hogares, este mal se vuelve más peligroso.

deshiLa deshidratación es la pérdida de agua y sales minerales en el plasma de un cuerpo, organismo o tejido orgánico. Un concepto simple, pero muchas veces ignorado y que en ocasiones no nos permite advertir la gravedad de este mal.

Y es que la deshidratación puede llegar a ser mortal si no se trata a tiempo. “Aunque uses bloqueador vas a sudar, la temperatura de tu cuerpo va a subir y puedes sufrir un golpe de calor, que puede llegar a ser muy peligroso, ya que la persona comienza a subir su temperatura, llegando o superando los 39 grados centígrados. Esto hace que  empiece a tener mucha deshidratación, sed, incluso pueden convulsionar, caer en coma y morir”, sostiene el  médico infectólogo, Lesly Soto.

Ay que calor, ay que calor

Las altas temperaturas que han sufrido los limeños este verano (que llegaron a los 33 grados y una sensación térmica de 35 grados en febrero, y un índice UV de 15), puede llevar a las personas a una rápida deshidratación, más aún en el caso de niños y ancianos. “Cuando hay mucho calor el paciente tiende a sudar más y puede deshidratarse, llegando, inclusive a sufrir de un golpe de calor. Los más propensos a esto son los niños y ancianos, porque en ellos su capacidad de respuesta, su capacidad para manifestar los síntomas o para poder identificar rápidamente la gravedad de la deshidratación es menor. Además, en ambos la velocidad de deshidratación es muy rápida”, asegura Manuel Díaz de los Santos, jefe de emergencia y cuidados críticos del Hospital Cayetano Heredia.

Con este mal, los síntomas más frecuentes (sobre todo en niños y ancianos) es piel seca poco elástica y ojos hundidos, mientras que la boca, sobre todo la lengua, está seca o reseca, los labios inclusive, tienden a rajarse o cuartearse cuando la deshidratación severa. “Ya cuando uno examina al paciente la presión tiende a bajar y el pulso del corazón, para compensar de alguna manera, tiende a acelerarse”, agrega Díaz de los Santos.

 

Esencial limpieza

Una de las causas más frecuentes de la deshidratación es por la pérdida de fluidos de líquidos del cuerpo a causa de problemas gastrointestinales (vómitos o diarreas). En estos días en que el fenómeno de El Niño Costero ha golpeado con fuerza al Perú, conseguir agua potable llevó a muchas personas a acudir, inclusive, a piletas públicas para abastarse de este líquido elemento. El problema es que esta agua no es potable y su uso puede traer varias enfermedades. “El tema de higiene es muy importante, los líquidos que se ingieran deben ser lo más salubres posibles, tiene que ser embotellada, tratada o hervida para evitar que ingresen gérmenes, porque la gran mayoría de ellos ingresan por la boca”, afirma el médico Manuel Díaz.

El especialista también asegura que se debe lavar las manos antes y después ir al baño, lavar bien los alimentos y evitar comidas que no tengan las condiciones higiénicas necesarias o que son guardadas o recalentadas, ya que pueden causar intoxicaciones alimentarias lo que lleva a que los pacientes se deshidraten. “Hay enfermedades en las que por cada diarrea el paciente puede perder de 300 ml hasta 1 litro, y si sufres de cólera, por ejemplo, puedes perder litros y litros de volumen con cada diarrea”, sostiene Díaz de los Santos.

Por eso, es importante que un adulto consuma, en promedio, de siete a ocho vasos de 250 ml a 300 ml al día, que pueden ser distribuidos con los alimentos, es decir ya sea porque toma una sopa o una fruta. En el caso de los niños la cantidad a consumir se calcula por kilo de peso y superficie corporal.

Ahora ya lo sabe, mantenerse hidratado es importante, no solo por una cuestión estética, sino por su propia salud. Este verano los casos de deshidratación se han incrementado en comparación del año pasado, y con el problema de falta agua que sufrió la capital hace poco, probablemente aumenten. Por eso, es necesario tener los cuidados pertinentes para no caer enfermo por un mal que con precaución se puede evitar.

 

Cifra:

300 pacientes al día es el promedio de casos de deshidratación que se presentan en el hospital Cayetano Heredia, lo que representa alrededor del 5% del total atendido.