¿LA SOLUCIÓN FINAL?

abril 19, 2017
Kim Jong-un

ESCRIBE: CARLOS AQUINO RODRÍGUEZ
Profesor de la Facultad de Economía de la UNMSM. Director del Instituto de Investigaciones Económicas..

La crisis de Corea del Norte y la intervención de Estados Unidos. La situación se vuelve cada vez más volátil no solo para la península coreana, sino para la paz mundial.

La decisión de Corea del Norte de lanzar un misil el 5 de abril, previo a la reunión cumbre de Donald Trump y Xi Jinping, su continua retórica belicista y la posiblidad de que lance otro misil o, peor aún, haga otra prueba nuclear, al parecer ha colmado la paciencia de Estados Unidos, que por medio del presidente Trump ha dicho en un tuit, el 11 de abril, que si China no toma medidas para frenar la amenaza del régimen norcoreano, EE.UU. lo hará en forma unilateral.1 La advertencia de una acción militar por parte de Trump se hace creíble después de la acción que ha tomado frente al régimen sirio y por el desplazamiento de un portaviones de EE.UU. hacia la península coreana.

La situación en la península corea­na se vuelve cada vez más volátil ante el persistente armamentismo de Corea del Norte y el hecho de que los países a los que la amenaza norcoreana les afec­ta directamente, Corea del Sur, Japón y EE.UU., han sido incapaces de presen­tar un frente unificado y una política para enfrentar a ese país. En este artí­culo se pasa revista a la cada vez más creciente amenaza norcoreana, las con­secuencias de la inacción para enfren­tarla y lo que puede pasar de intervenir EE.UU. directamente.

La nota completa en su Revista Velaverde edición número 197.