Génesis de la locura: Cuándo buscar ayuda

marzo 10, 2017

El doctor Javier Saavedra Castillo es investigador del Instituto Nacional de Salud Mental, distinguido con el premio Hipólito Unanue, docente de la Universidad Cayetano Heredia y habla de la salud mental desde un punto de vista muy diferente: cómo una persona puede desencadenar un trastorno psiquiátrico. 

locoEl doctor Javier Saavedra Castillo recurre a su experiencia profesional y a las estadísticas para explicar el problema de la salud mental en el Perú, y señala que en las investigaciones realizadas en 2014, se encontró que existe una relación significativa en la mayoría de los trastornos psiquiátricos con los estilos de crianza que han tenido las personas.

“Esos primeros años son fundamentales y aquí cae muy bien el dicho popular que habla de enderezar un árbol a tiempo porque más tarde va a ser difícil enderezarlo. Por eso esta etapa es la más importante”, enfatiza el psiquiatra en su diálogo con Velaverde, desarrollado en la sede del Instituto Nacional de Salud Mental Honorio Delgado-Hideyo Noguchi.

Para el especialista ahí está el origen, la causa de muchos de los problemas que acarrean las personas en su adultez y que –qué duda cabe- se van a reflejar en la sociedad. Y en su apreciación los padres tienen una responsabilidad muy grande que, lamentablemente, se está perdiendo por esas cosas de los nuevos estilos de vida.  

Saavedra es didáctico y quiere que su mensaje sea entendido y llevado a la práctica por quienes lo lean. “Ahora muchas padres no pueden cumplir con sus responsabilidades porque ambos tienen que salir a trabajar y se ven obligados a dejar a sus hijos al cuidado de personas que muchas veces improvisan el rol de padres sustitutos. Los padres regresan en la noche a sus casas y no saben qué pasó con sus pequeños durante el día”.

Pero ¿qué hacer ante una realidad que impone a las personas obligaciones laborales, profesionales y que tienen que correr contra el tiempo? El especialista es consciente de que la vida moderna impone apremios y deja en un segundo plano el fortalecimiento de las relaciones familiares; pero insta a los padres a brindarles a sus hijos “un tiempo de calidad”.

“Siempre debe haber en el día un momento dedicado a ellos, media hora o una hora en la que los padres establezcan contacto con sus hijos y en las que se den expresiones de amor y cariño, de interesarse por lo que han hecho durante el día”, señala al admitir este es un consejo que tal vez conozcan muchos pero son muy pocos los que lo llevan a la práctica.

El investigador del Instituto Nacional de Salud Mental (INSM) quiere reforzar su idea y por eso se pregunta: ¿Cuántos padres abrazan a sus hijos adolescentes? Algunos dicen que a esa edad los hijos sienten incomodidad por esas  expresiones, “pero es ahí donde se forja el vínculo y también en la que el padre se convierte en un modelo para su hijo”.

 “Si una persona se maneja bien con sus padres ya de adulto va a tener probablemente una buena relación con las imágenes de autoridad. Pero si tuvo un padre déspota o que llegaba ebrio, es una situación que lo va a marcar por el resto de su vida”, afirma.

Comunicación

Para el doctor Saavedra esta enseñanza de comunicación física y emocional es un ir y venir entre padres e hijos, y es fundamental porque nos permite que la persona se conecte consigo misma, con su entorno social y con sus aspiraciones. Debe quedar claro que a lo largo de esta comunicación se va a introyectar esas imágenes de la presencia paterna favorable y siempre estará presente en la personas”, agrega.

Es indudable que formar a un individuo mental y físicamente sano tiene que trascender el plano familiar para llegar a la educación. Saavedra señala que se debe modificar el modelo educativo de la masificación por una opción que busque individualizar para asegurar que los alumnos reciban una mejor formación y no descuidar la calidad no solo en los aspectos académicos sino en cultura, arte y deportes teniendo como base los valores.

Y en su apreciación no pude quedar de lado el valor que tiene la formación de los profesores, porque hablar de posibles soluciones en el campo social necesariamente tiene que pasar por la familia y la educación. Un tema que no se puede resolver en forma inmediatamente.

Hay ausencia de líderes

Siguiendo esa línea, afirma que a nivel social faltan ‘padres de la patria’ y con esto no se refiere precisamente a los congresistas sino a aquellas personas que generan nortes y que son modelos. “Para quienes nos tocó vivir en la década de los años 70 hablar de política era una mala palabra, y hasta ahora la gente no tiene confianza en los políticos, tal como lo revelan nuestros estudios que arrojan que el 90 por ciento de encuestados no cree en ellos”, precisa.

Sin embargo –sostiene- es necesario que existan sistemas políticos organizados porque el país necesita objetivos claros, lideres reconocidos y honestos y esto no se puede improvisar”.

En palabras de nuestro entrevistado un modelo, un padre de la patria puede ser cualquier persona de cualquier ámbito que irradie hacia la comunidad una imagen positiva que inspiren a emularlos e inviten a mejorar, “como pasó con muchos de nuestros profesores que no solo nos marcaron como personas sino también en su labor científica”, recuerda Saavedra, también docente de la Universidad Cayetano Heredia.

Comenta que al referirse a este aspecto los norteamericanos manejan mucho el término de “mentor” para referirse a aquellas personas que son el norte en la política y el quehacer científico. Y el país necesita de personas probas en los ámbitos profesional, científico, artístico y periodístico.

El diagnóstico de la sociedad que hace Saavedra desde el punto de vista de la psiquiatría, es claro y su interés es ir mucho más allá y hablar de lo que otros profesionales pueden considerarlo pero que no lo expresan. Y él está convencido de que el Estado peruano debe invertir mucho en arte y cultura que son cosas no tangibles.

“Cuando veo un paisaje o un cuadro, yo estoy admirando algo no material que pertenece a la esfera emocional alta porque los aspectos culturales y artísticos ayudan a inspirar a las personas. Pero esto, lamentablemente, se está perdiendo hoy y se busca valorar más las cosas materiales, en si tengo o no tengo cuando hay otras cosas que pertenecen a esferas emocionales elevadas como la cultura y el arte que de hecho inspiran a las personas”, comenta.

Aclara también que la espiritualidad no puede interpretarse como una parte de la religión, si bien esta puede ayudar a que la persona llegue a ese estado; pero todo aquello que mejore a la persona es espiritual, como ocurre, por ejemplo, con las personas que optan conscientemente por ser padres o madres, esa decisión va a ser su espiritualidad.

En medio de esta situación de conflicto que vive la sociedad el especialista en salud mental afirma que toda persona debe tener un rol y ser modelo en el ámbito donde se desarrolle, porque en la actualidad, qué duda cabe, es triste que figuras muy representativas y mediáticas se hayan desplomado estrepitosamente.

La caída de los famosos

Saavedra, quien fue distinguido en 2014 con el Premio de Medicina Hipólito Unanue, no puede dejar de hablar de uno de los problemas más penosos que enfrenta el país como es la corrupción, porque muchos de los involucrados pertenecen a las más altas esferas de la política y al empresariado que alguna vez fueron considerados como “modelos”.

En muchos de ellos se ve su fragilidad moral, de principios y valores por la facilidad con la que fueron corrompidos. Su explicación es que esas prácticas delictivas están al margen de su esfera moral y ética, pero corren paralelas en ellos porque tienen que ver con su formación y la enseñanzas que recibieron los hoy involucrados en esos hechos. “Ahí es donde hablamos de la necesidad de que el árbol crezca derecho”, recuerda.  

Lo más peligroso es cuando el individuo entra en el terreno racional y al intentar explicarse el tema de la corrupción se formula la pregunta: ‘¿Y qué tiene de malo si todos los hace, y por qué yo no puedo hacerlo? Es en esos momentos en que se empieza a debilitarse la parte emotiva y ética del individuo y prima lo racional.

Ahí, con esos condicionantes familiares y sociales, se va armar lo más complejo del ser humano: La mente. Pero el doctor Saavedra admite que a veces es necesario que el ser humano pase por la fase racional para de ahí acceder a una fase superior. “La parte espiritual es suprarracional, porque revela lo mejor del ser humano como la entrega, el sacrificio, la solidaridad. Esto lleva a la persona a ver las cosas con una proyección más grande.

A pesar de todo, el especialista asegura que hay indicios de que la sociedad está evolucionando y que a pesar de todo lo que lo malo que se pueda ver, el ser humano se está volviendo más sensible porque hay prácticas que a la altura de estos tiempos ya son impensables como la esclavitud y la lucha es permanente contra todo tipo de explotación e, incluso, el respeto hacia los animales ya son indicativos de que algo está cambiando en el mundo.

El renombrado psiquiatra está convencido de ello pero pide tener cuidado con esta etapa de transformación porque así como en lo personal se advierten cambios, la situación del mundo seguirá sorprendiendo con hechos muy dramáticos, muy negativos, pero también con muchas cosas positivas.

Cuándo una persona debe buscar ayuda

 

Muchas personas asocian el problema de salud mental con debilidad y les cuesta admitir la situación que enfrentan porque dicen que los van a criticar o mirar mal, como algunas veces suele ocurrir, afirma el doctor Javier E. Saavedra Castillo.

 

En este sentido refiere que hay formas de saber cuándo se debe consultar a un psicólogo o un psiquiatra y que a estos especialistas les basta evaluar algunas áreas del funcionamiento de la persona para considerar una estrategia de tratamiento. El descuido personal es un indicativo que denota que el individuo necesita ayuda, al igual que las malas relaciones que pueden establecer con su familia, en su trabajo o en otros ámbitos de su vida social.

“Las personas deben tener como regla que si a estos problemas se le asocian, además, sentimientos básicos de tristeza, ansiedad, irritabilidad o cólera por periodos largos, lo mejor para ellas y su entorno familiar es consultar con un especialista porque sí es posible que encuentre solución a sus males y los logros pueden ser muy significativos con los tratamientos adecuados”, señala Saavedra al recalcar que se debe desterrar la idea que estigmatiza a las personas que van a consulta con un psicólogo o psiquiatra.

 INTERRELACIÓN 

 A decir de Saavedra Castillo, otros de los criterios para considerar que un individuo debe buscar ayuda profesional es si cumple bien el rol de padre o madre y, en general, la interrelación que establece con su entorno social.

“Si fallan esas esferas de la personalidad y se combina con sentimientos básicos como exceso de alegría o cólera, irritabilidad o tristeza, que forman parte de lo que denominamos sentimientos prevalentes, entonces estamos ante un posible problema que requiere una intervención especializada”, afirma el psiquiatra.

Estos casos los ejemplifica con lo que sucede con algunos pacientes que llegan a su consulta por iniciativa de la esposa y que presentan cuadros de irritabilidad. “Lo que pasa con estas personas es que solo tienen un trastorno de ansiedad (que denomina trastornos de ansiedad generalizada) y que gracias al tratamiento se modulan y desaparecen completamente. “La persona vuelve a ser tranquila y ya no pelea. Aquí se dan cuenta cuánto tiempo de su vida perdieron llevándose mal con su esposa o hijos. Ese tiempo es invalorable”, sentencia.

El ESTRÉS

El estrés también puede tener un gran impacto en la aparición de trastornos mentales como la depresión y la ansiedad por lo que su prevención resulta de la mayor importancia. Según los estudios epidemiológicos del Instituto de Salud Mental Lima 2012 una gran proporción de limeños, en especial mujeres, experimentan un marcado nivel de estrés, según el doctor Saavedra, director de investigación de este ente.

“Cuando el estrés afecta nuestro cuidado personal, nuestro rendimiento intelectual y laboral u ocasiona alteraciones en la relación con la familia o amigos; debe considerarse la búsqueda de atención especializada”, dijo en declaraciones anteriores. 

Esto tiene que ver con las condiciones actuales del quehacer diario que han modificado considerablemente los hábitos de alimentación y sueño de tal manera que la persona duerme menos tiempo del que necesita y se alimenta en forma inapropiada, lo que a su vez condiciona una menor vitalidad y concentración, lo que sumado a la presión del trabajo genera un círculo vicioso de tensión que, de hacerse crónico, afecta la salud mental aumentando el riesgo de ansiedad y depresión. 

 ,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,

CIFRAS

25%

de las personas en algún momento de su vida van a tener un trastorno mental, no de psicosis, como lo interpreta la gente, sino de depresión, ansiedad o alcoholismo.

…………………………………………..

1

millón de personas de Lima y el Callao ha tenido alguna vez un episodio depresivo, lo que se considera el evento psiquiátrico más prevalente.

……………………………………………………

1

persona intenta suicidarse en Lima cada 22 minutos, según el Estudio Epidemiológico de INSM.

,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,

27,4%

de los padres de Lima Metropolitana y Callao tienen un pensamiento punitivo y/o inhibitorio para con sus hijos, según la doctora July Caballero.

,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,

 

20%

de los niños (as) y adolescentes del mundo sufren un mal incapacitante y el suicidio es la tercera causa de muerte entre los adolescentes según la OMS en un estudio de 2003.

,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,

1

psiquiatra por cada 300 mil personas hay en el país y el número de psicólogos apenas llega a los 1,500, según el Ministerio de Salud.