El himno nacional compuesto por Chabuca Granda

abril 6, 2017

El 23 de febrero pasado se realizó un evento en el Gran Teatro Nacional denominado “Obra musical de Chabuca Granda” con motivo de la Resolución Viceministerial N°001-2017-VMPCIC-MC en la cual se declara a María Isabel Granda y Larco (3 de setiembre 1920, Cotabambas-Apurímac) “Patrimonio Cultural de la Nación” por su gran valor simbólico dentro de imaginario nacional y abrir nuevas sendas a la música popular peruana, trasgrediendo los géneros.

Chabuca jovenComo que el homenaje llega tarde pues en palabras de la propia Chabuca: “a los artistas quiérannos vivos, quiéranme en vida, quiéranme toda la vida, necesito tanto el afecto de todos porque también me gusta regalarlo a manos llenas”.  Y resulta que es más conocida y reconocida en el extranjero que en el Perú a pesar de su legado de más de 200 canciones. Un ejemplo de ello es que fue presentada como patrimonio de la cultura hispanoamericana en el Programa 300 millones en español. En el distrito de La Hortensia en Madrid hay una plaza que lleva su nombre como sucede en México, Santiago y Buenos Aires.

Su aproximación a la música y a composición se dio en un concurso organizado por el municipio del Rímac en la pampa de Amancaes donde un vals de su autoría ganara el primer premio de mil soles. Si bien nació en una mina en Apurímac, amo a Lima y lo limeño. Por ello su preocupación constante por el patrimonio cultural arquitectónico. Se le atribuye haber dicho; “odio a los malos alcaldes, son más frecuentes que los terremotos”.

Amante de las tradiciones, que más peruano que el caballo de paso y su famosa canción “José Antonio” dedicada a don José Antonio de Lavalle y García; o los toros para lo cual compuso “Zeño MANUE” que se inspira en la vida y obra de Manuel Solari y Swayne; o más limeño que el puente, el río y la alameda de “La flor de la canela”, dedicada a Victoria Angulo madrina de la Primera Cuadrilla del Señor de los Milagros. Por amor a su padre Eduardo Granda y San Bartolomé le compuso “Fina Estampa”. En lo personal yo me quedo con “El puente de los suspiros” y “las flores buenas de Javier” dedicada esa última al poeta Javier Heraud.

Durante el homenaje a Chabuca, el Arq. Javier Luna mencionó en su discurso algo que es poco conocido: Don Raúl Porras Barrenechea, por encargo de consejo de Ministros, le pidió que escribiera una nueva estrofa para el Himno Nacional que no deprimiera como el que se solía cantar (hasta su reciente modificación). Chabuca escribió entonces:

“Gloria enhiesta en milenios de historia

fue moldeando el sentir nacional y fue el grito de túpac amaru

el que alerta, el que exige

y el que impele, hacia la libertad.

y el criollo y el indio se estrechan

anhelantes de un único ideal

y la entrega de su alma y su sangre

dio el blanco y los rojos

del emblema que al mundo anunció

que soberano se yergue el perú.

para gloria de Dios, somos libres…”

 

Al final del evento, el Ministro de Cultura, Salvador del Solar, le entregó sendos diplomas con copia de la resolución viceministerial a los hijos de Chabuca: Eduardo, Teresa y Carlos; e hizo la firme promesa que pediría al Consejo de Ministros que se lee otorgue póstumamente a Chabuca la Orden del Sol.

Las celebraciones por la designación de Chabuca como Patrimonio de la Nación, culminaron con un Festival denominado “Chabuca Vive” en la concha Acústica del Campo de Marte el sábado 25 de marzo con la participación de varios artistas. Dicho concierto fue postergado hasta el 3 de junio en solidaridad con los damnificados del diluvio y el desborde de los ríos.

Cita:

“El éxito me hizo popular y me hizo adquirir una enorme humildad y supe que cuando uno es popular, no es importante”. El éxito me hizo ver otros sitios, otros ambientes y conocí más de mi país”.