El francés que salvó a Lima

marzo 28, 2017

A propósito del natalicio del gran salvador de Lima en la Guerra del Pacífico, Abel Du Petit Thouars, que se cumplió este 23 de marzo, Velaverde conversó con la historiadora Margarita Guerra, principal estudiosa de la participación que tuvo el francés durante la ocupación chilena.

Petit ThouarsSi perder la Guerra del Pacífico contra los chilenos significó un trauma por décadas para los peruanos, ¿Se imaginaría usted que habría pasado si Lima era arrasada a sangre y fuego hasta prácticamente desaparecerla del mapa?

Tremendo ¿verdad? Pasados por las armas nuestros bisabuelos y tatarabuelos, ni siquiera existiríamos nosotros. Sin embargo –Dios es peruano, dicen- un almirante francés salvó a la capital de la destrucción total y, si bien rendida, Lima no fue destruida. Este hombre se llamaba Abel-Nicolas-Georges-Henri Bergasse du Petit-Thouars, más conocido simplemente como Petit-Thouars.

Para conversar sobre el tema y rendirle un homenaje a este gran hombre, Velaverde conversó con la historiadora de la Pontificia Universidad Católica, Margarita Guerra, quién más ha estudiado la vida de este militar.

¿Podría contarnos como Petit Thouars salvó Lima?

Es una historia muy curiosa. En el puerto del Callao estaban acoderadas las escuadras neutrales observadoras de la Guerra del Pacífico; de Gran Bretaña, comandada por el almirante Sterling; de Italia, por el comodoro Sabrano; y de Francia, por el almirante Du Petit Thouars.

Petit Thouars era el jefe de la estación naval francesa que vigilaba las costas sudamericanas. Estas estaciones de Francia, Inglaterra, Italia y EE.UU estaban permanentemente desde los días de la independencia, contando con buques muy superiores a los de las escuadras sudamericanas.

Lo más importante fue que Petit Thouars había completado su estadía en el Callao y se le ordena partir a un nuevo destino en Oceanía, pero no estaba tranquilo, estaba muy inquieto por el conflicto entre Perú, Chile y Bolivia. Él tenía muchos vínculos de amistad con los franceses residentes en el Perú, entonces a mitad de camino, en Valparaíso,  tuvo una corazonada y decidió volver al Callao. Él parte de aquí en 1880 y ya veía que la guerra se acercaba a Lima y tiene amistad con la superiora de los Sagrados Corazones. Antes  de que hubiera las relaciones diplomáticas formales, estos marinos eran un poco la “policía del mundo”, como el rol que cumple ahora EE.UU.

¿Qué pasó entonces?

Petit Thouars llega a Lima justo cuando los chilenos entraron en Chorrillos y Barranco –como en otras ciudades peruanas– los saquearon, incendiaron, mataron hombres y niños y violaron a las mujeres. Ello ocurrió los días 13, 14 y 15 de enero de 1881.

Entonces Petit Thouars, quien estaba incumpliendo órdenes de Francia, fue a entrevistarse con el general Manuel Baquedano, comandante de las Fuerzas de Ocupación chilenas y con el comodoro Galvarino Riveros y les dijo firmemente que “si Lima era saqueada e incendiada hundiría toda la flota chilena”.

referencial, buque frances similar al victoriusExiste esta famosa anécdota en la que Baquedano dice: “Yo no respondo por mis leones” a lo que Petit Thouars contesta: “Sí es así yo no respondo por mis cañones y hundo toda la escuadra chilena”.

Bueno, qué frases se dijeron exactamente es difícil de saber, solo especular. No hubo periodistas por lo que no podemos dar fe que fuera exactamente así, lo que sí es un hecho es que emplazó a Baquedano a respetar Lima o tomaría las represalias del caso. Salvó la ciudad, eso es un hecho, la ocupación fue terrible pero no se repitió lo de Chorrillos y Barranco.

En otras palabras, se ofreció la rendición de la ciudad, pero pidió garantías para los vecinos, lo que fue aceptado por Baquedano. Sin embargo, cuando este último dijo que le sería difícil controlar los desórdenes provocados por los soldados dispersos, el almirante francés con firmeza dijo que los cañones de sus barcos romperían sus fuegos contra los buques chilenos en el caso de que no respetaran las leyes de la guerra.

¿Y por qué Petit Thouars efectivamente no rompió fuego contra los chilenos?

Es que en verdad no podía hacerlo, no había liga de las naciones ni la ONU, tenía que permanecer neutral. Al respetar Baquedano el trato, no había forma que Petit Thouars se pusiera del lado peruano.

¿Qué nos puede contar de la época de la ocupación?

Pues que tuvimos que sobrevivir como fuera, seguir trabajando, buscar qué comer, ver por los niños y tragarnos la humillación de ver la bandera chilena ondeando en Palacio. Dato curiosos es que en esa época había muchos extranjeros que tenían negocios, entonces colocaban banderas de sus países –Italia, Francia, lo que fuera- para evitar que los chilenos los toquen.

Entretanto, más de 10 mil peruanos emprendieron la guerra de guerrillas en el Mantaro. Cuando ellos entran a la sierra los guerrilleros del Mantaro con Andrés Avelino Cáceres al mando, los emboscan y les causan muchísimas bajas, pero en la costa la cosa es totalmente distinta, es potencia de fuego en campo abierto.

Los chilenos dijeron que no iban a firmar la paz con Nicolás de Píerola (presidente de facto), pues pidieron hasta Moquegua, y Píerola se negó, entonces obligan a que se forme el gobierno de Francisco García Calderón, que no fue un títere porque exigió que lo ratifique el Congreso peruano y que entre en vigencia la Constitución de 1860. Al final, ya todos conocemos la paz que se firmó cediendo hasta Tacna.

ANGULO:

Modelos: El ejército peruano toma el estilo francés.

Los chilenos, nos cuenta Margarita Guerra, definitivamente trataban de imitar a Alemania -admiraban sus triunfos, habían observado impresionados la guerra franco-prusiana de 1870 a 1871, su disciplina y sus tácticas-  y siguiendo ese modelo razonaban sobre la posibilidad de arrasar Perú para que nunca fuera un peligro para Chile

El Perú siempre estuvo más cercano al modelo educativo y militar francés, más por un tema cultural, pues evidentemente los alemanes eran más ganadores en sus guerras.

Luego, durante el segundo gobierno de Nicolás de Piérola (1895 a 1899),  se contrató los servicios de una misión militar francesa, para modernizar al ejército. Estuvo presidida por el general Pablo Clément e integrada por los coroneles Eduardo Dogny y Claudio Perrot. Fue el comienzo del fin del viejo militarismo.

Finalmente, luego de la primera guerra mundial, todo el mundo adoptó el modelo militar estadounidense.

¿Quién fue Petit Thouars?

 Nacido en Burdeos, Francia– era un marino de estirpe. Desde muy joven había estado en el fragor de más de un combate, demostrando competencia y valor. En la Guerra de Crimea (1853-1856), que enfrentó a Rusia con Francia y otras potencias europeas, combatió valerosamente hasta quedar malherido y perder un ojo.

En la Guerra Franco-Prusiana (1870), que provocó el derrumbe del imperio francés, herido de gravedad fue hecho prisionero. En 1877 era ascendido a contralmirante y nombrado jefe de la División Naval de Francia en el Pacífico. Trance en el que llegó a Lima por primera vez, el 30 de agosto de 1877.