Divas de Hollywood que nunca creyeron en la monogamia

marzo 7, 2017
Escribe

Scarlett Johansson está dando declaraciones a propósito de su reingreso a la soltería. “El matrimo – nio es algo por lo que tengo mucho respeto, pero creo que definitivamente va en contra del instinto de mirar más allá”, ha dicho esta chica que acaba de terminar su segunda relación más o menos larga, de digamos dos años.

Scarlett-Johansson-06

“La monogamia no es natural”, fue la frase para los titulares. No es primera vez la que monogamia es cuestionada. La afirmación suena como aquellos comentarios de desahogo que lanzas cuando perdiste un amor y juras no volver a complicarte la vida. Pero de sobra sabemos que muy distinto es que lo diga un borrachín de mal aspecto o una diosa que hipnotiza en pantallas de toda latitud. Incluso mi novia hace poco me dijo que “si le sacaba la vuelta con Scarlett… lo comprendería”. Lo dijo reconfortada de que eso es menos probable a que me caiga un rayo en una ciudad sin lluvias.

No, no tienen que hacernos notar que somos muy indulgentes con ciertas mujeres, que unas pocas tienen altares multitudinarios, negados para la mayoría.

Me acuerdo cuando por primera vez, en la infancia, me di cuenta que en este mundo hay mujeres para la adoración. Estaba en el departamento de mi abuelo, en el baño. En la pared que estaba frente al inodoro, mi abuelo había pegado un poster de Amparo Brambilla, contundente vedette de los ochenta. Así supe que ciertos atributos no son distribuidos por igual entre las hijas de Eva y que cada generación tiene sus engreídas. Imaginemos entonces que el retrete de mi abuelo es una máquina del tiempo en busca de símbolos sexuales femeninos del pasado.

Aunque seguro mi abuelo se hubiera inclinado en cada década por la más parecida a la Brambilla, ¿a quiénes hubieran puesto en el poster tus antepasados?

Sophia Loren

Actriz inolvidable y una de las mejor tratadas por el tiempo. Para Italia fue mejor embajadora que un ejército de diplomáticos. Sophianació en cuna humilde, abandonada por el padre, en una Italia en plena guerra mundial. El florecer de su belleza y su encanto fueron sus grandes dones. El cine italiano no tardó en convertirla en ícono. Los personajes de Loren no vivían en las nubes. Solía interpretar a chicas pobres en aprietos, madres abnegadas que paraban la olla a base de tallarines, mujeres recias que respondían con cachetadas.Su presencia transmitía un amor maternal y pulposo que hacía soñara los espectadores. Soñabanque se portaban bien y que Sophia los dejaba dormir en su regazo.

monogamasUrsulaAndress

Alguna vez interpretó a Afrodita y como aquella diosa tuvo varios romances mitológicos. La Europa de la post guerra estaba cada vez más lejos y ya era tiempo de volver a soñar. Las mandíbulas del mundo se cayeron en 1962 cuando Ursula apareció en bikini, sosteniendo dos moluscos y un cuchillo en el cinto, en “James Bond contra el Dr. No”. Desde entonces cada película de James Bond debe incluir alguna digna sucesora. Rubia y de temibles ojos, Ursula gozó de mucha admiración. Tuvo romances con Marlon Brando, James Dean y hasta con un boxeador argentino, Carlon Monzón. Fue también una entusiasta del desnudo y protagonizó varias portadas de Playboy.

Catherine Deneuve

«Es bella como la muerte, seductora como el pecado y fría como la virtud», ha dicho sobre ella Luis Buñuel, el director que le dio sus mejores papeles. En los 70, Catherine fue la encarnación de Francia que representabaa su vez el vanguardismo artístico del momento. Dueña de una belleza etérea y de aparente fragilidad, se revelóal público con el conmovedor musical “Los paraguas de Cherburgo” (1962). Hollywood nunca la adoptó pero si los directores más audaces: Polanski, François Truffaut, Buñuel, etc. Gracias a ellos, interpretó a personajes con un tumultuoso mundo interior. En una época de gran imaginación y barreras derribadas, Deneuve tenía el paquete completo: talento, belleza y compromiso político.

Sonia Braga

Con la aparición del Sida, las libertades sexuales de la generación anterior tuvieron que recular con miedo. Así que mejor era quedarse en casa, al calor de películas de trasnoche y telenovelas brasileras. En las pantallas, Sonia Braga despuntaba como la ineludible mulata que prestaba supiel a las heroínas eróticas del gran Jorge Amado. Su cuerpo tonificado, sus piernas curtidas de pueblerina que siempre anda descalza y su agrestecabellera negra, fueron cualidades perfectas para su primer protagónico de impacto en “Doña Flor y sus dos maridos” (1976). Su presencia arrolladora, junto con su desenvoltura para las escenas de cama, logró que los maridos acompañaban sin reclamosa sus señoras a ver la telenovela nocturna. Braga fue pionera del calateo en señal abierta.

Sharon Stone

Protagonizó el cruce de piernas más importante de todos los tiempos. Esta escena de “Instinto básico” (1992) quedó grabada a fuego en el inconsciente colectivo y desde entonces Stone fue la personificación de la femme fatale que seduce para clavar el aguijón. Las colas daban la vuelta a la manzana cada vez que Stone estrenaba una nueva película con escenas de alcoba. Estuvo encasillada en este tipo de roles por un tiempo, hasta que Martin Scorsese le dio uno de los papeles principales en “Casino” (1995), que le valió una nominación al Oscar. En el 2006 sufrió un revés con la fracasada secuela de “Instinto básico” y en adelante estuvo relegada a papeles secundarios. Sobrevivió a un serio problema de salud que la tuvo al borde de la muerte, pero en 2015 la fotografiaron en Beverly Hill con jeans rotos, sin brasier debajo de la camiseta y en aparente buen humor.

Megan Fox

Dueña de un rostro que parece irreal de tan perfecto. En la era de Internet no hay tiempo para dejar a las estrellas madurar, así que bastó que la vieran decorar con su presencia una película sobre rudos robots digitales, “Transformers” (2007), para que millones pregunten por ella. Pero Megan no es la típica celebridad aficionada al escándalo. Nació en 1986 de padres represores y en el colegio fue despreciada por fea e introvertida, no tuvo amigas ni novios casuales.A diferencia de las divas del pasado, Megan es aficionada a los tatuajes. Su costado izquierdo dice: “Había una pequeña chica que nunca conoció el amor, hasta que un chico le rompió el corazón”.