CONTINÚA EL VÍA CRUCIS VENEZOLANO

abril 19, 2017
Escribe

VENEZUELA-POLITICS-OPPOSITION-PROTEST

El retorno de la democracia plena en Venezuela demanda recorrer un camino largo y difícil. Así quedó demostrado luego de que la OEA evidenciara su debilidad para darle el ‘estate quieto’ a Nicolás Maduro. En tanto, la semana pasada las protestas cobraron media docena de muertos.

Para el internacionalista Fabián Vallas, la presión internacional y la descomposición del gobierno de Maduro son dos elementos fundamentales que pueden generar (a la larga) un cambio radical en la política de ese país. No obstante, la existencia de militares ideologizados con la doc­trina chavista en Venezuela pueden ha­cer que la lucha por la recuperación de la democracia dure más de lo esperado.

¿Qué tan fuerte es la Organización de Estados Americanos para poner en ve­reda a Nicolás Maduro?

Más bien creo que es bastante débil, y la primera razón es la división que hay dentro de la OEA. Hay que recor­dar que Venezuela tiene aliados muy notorios en este organismo, como es el caso de Bolivia y de varios países que por años se han beneficiado con el petróleo barato de Venezuela.

Entonces, ¿es un sueño muy lejano es­perar una sanción fuerte contra el Go­bierno venezolano por atentar contra la democracia?

Correcto, va a ser muy difícil aplicar los mecanismos de la Carta Democrá­tica Interamericana (dicho instrumen­to implica en lo político, el compromi­so de los gobernantes de cada país con la democracia teniendo como base el reconocimiento de la dignidad humana) por la misma división que enfrenta. En el caso de que se plantee una hipotética suspensión para Venezuela, no tengo la menor duda de que Bolivia, Nicaragua, Cuba van a apoyar a este país inmediatamente.

¿Cómo queda la reunión extraordina­ria de la OEA?

El gran problema aquí es que, por una parte, Venezuela no reconoce dicha reunión extraordinaria como un foro válido porque, precisamen­te, no fue presidido por Bolivia que, dicho sea de paso, pretende enfriar el tema.

La nota completa en su Revista Velaverde edición número 197.