Arte río abajo en el Amazonas

marzo 10, 2017

Del Amazonas su artista. Brus Rubio joven pintor amazónico viene haciéndose conocido poco a poco a nivel nacional e internacional con su obra que muestra las costumbres de su pueblo, sus historias, tradiciones y mística. Él vive de su trabajo y cree que hay mucho camino por recorrer y lo está recorriendo, hasta el momento con satisfacción.

arte amazA casi cinco horas desde Iquitos, río abajo hacia la frontera con Brasil, se encuentra la comunidad Pukaurquillo, pequeña y de tan solo mil habitantes quienes se dedicada a mostrar sus atractivos turísticos a los visitantes a los que cautivan con su arte, danzas y costumbres tradicionales, entre ellos la pintura, arte con el que Brus Rubio Churay ha logrado destacar no solo entre los turistas asiduos sino a nivel internacional.

Brus Rubio es un joven pintor que empezó de manera autodidacta a pintar las costumbres de su pueblo y que a los 20 años de edad se atrevió a participar en una exposición colectiva en la ciudad de Iquitos denominada “Nacimiento de un arte Huitoto y Bora” convencido que podía dar a conocer al mundo si era necesario la vida de su pueblo y aquellas historias místicas que escuchaba de niño bajo matorrales.

Menudito y de mirada fresca, Brus habla con Velaverde y nos cuenta la riqueza de la naturaleza de su lugar natal y cómo éste le ha provisto de los materiales necesarios para desarrollar el arte que nació en sus venas motivado por el asombro y la curiosidad de todo niño y su gran capacidad de imaginar.

Costumbres de su pueblo

 El decidió primero en su mente y luego en tela plasmar las costumbres de su pueblo, sus tradiciones ancestrales: historia, mitología, cuentos; y la cotidianeidad: las interacciones que hacen con las personas que vienen de fuera; y, los lugares que conoce en relación a su comunidad.

chrisSu vida transcurrió en la sencillez de la agricultura pues su pueblo se dedica a cosechar yuca, plátanos, piñas, frutas nativas todas ellas para consumo interno, pero estas labores manuales no le impidieron crear un mundo de fantasía donde hasta la cosecha significaba arte para el joven Brus.

Fue su padre quien le puso su nombre en honor al Reverendo misionero Brus del Monte, ya fallecido, quiera fuera director de Radio Impacto Internacional, cuyas ondas llegaban hasta las recónditas comunidades de nuestra selva peruana con mensajes cristianos.

Para realizar sus trabajos, Brus usa tintes naturales y la corteza de árbol llamada Yanchama, material delicado porque se necesita realizar un trabajo muy minucioso para extraer la tela. Si bien es cierto que su papá también se dedicaba a la pintura no lo hacía con un estilo estético sino para ganar recursos entre sus ventas a os turistas.

Los turistas fueron los primeros interesados en el trabajo de Brus, el material ecológico como el árbol, los colores y hasta el Piri piri, el tallo de un hierba que sirve para el pincel les llamaron la atención, pero luego fue el estilo autodidacta y creativo del joven pintor lo que logró que el antropólogo Jürg Gasché lo invitara a participar de su primer colectivo, antes mencionado

Como no contaba con estudios de arte que le dieran las herramientas que necesitaba para plasmar lo que tenía en su cabeza, Brus nos cuenta que le fue difícil trabajar lo imaginario, la mitología es una imaginación invisible que siempre está buscando que reforzar y empezó con un estudio de la cultura de los sabios de su pueblo conducido por su mentor Gasché.

El camino de su padre

Hoy en día lee muchos libros de arte y asegura haber aprendido del arte clásico leyendo diccionarios y así empezó a plasmar lo tradicional con una técnica de lo clásico, sus favoritos son Pedro Pablo Rubens, pintor barroco de la escuela flamenca, por la exuberancia y sensualidad de los cuerpos femeninos y Claude Monet creador del impresionismo, por su obra hecha el aire libre, según refiere.

Su padre, Mauricio Rubio Rodríguez, era líder de su comunidad y viajaba constantemente  visitando pueblos y ciudades, hablando sobre identidad del pueblo y la revalorización de su cultura, Brus lo acompañaba pero no pensaba en tomar el lugar de su padre algún día, él solo pensaba en arte.

Y aunque sus primeras salidas a otras comunidades y ciudades dentro del departamento de Loreto fueron liderando a los jóvenes, siguiendo el camino de su padre, más adelante visitó otras ciudades con su arte. Su primer viaje como pintor fue a la ciudad de Iquitos donde presentó sus obras en el colectivo “Nacimiento de un arte Huitoto y Bora”, pronto llegó el ansiado viaje a Lima como parte de otra exposición colectiva denominada “La soga de los muertos” puesta nada menos que en la Casona de San Marcos.

Vivir del arte

“Se puede hacer el pan con el arte”  cuando se le dedica tiempo, cuando se investiga sobre los temas que le puedan impactar a la gente con la creatividad, señala Brus y nos asegura que con su trabajo le alcanza para vivir en Lima y ayudar a sus padres en Pukaurquillo.

“Para mí el arte lo es todo, le doy todo el espíritu, la creatividad y el respeto y por eso me siento bien y quiero seguir adelante empoderando mi arte dentro de la ciudad de Lima como fuera del Perú”, dice.

Trabaja diariamente en su taller de Surco,  con mucha fuerza y dedicación, asegura que ha sido difícil, pero no se queja porque reconoce que ha encontrado en su vida gente buena que le ha dado la mano y así abriendo camino ha logrado viajar a Francia, Brasil, Estados Unidos y Cuba con su arte.

“Mi proyecto es seguir empoderando mi arte dentro de la ciudad como fuera del Perú y llegar a más espacios, galerías, medios, seguir difundiendo y aprendiendo”, no se niega a nuevas técnicas que de hecho ya está investigando y planeando utilizar como son el uso de lienzos, acrílicos, el óleo y siempre está dispuesto a conocer a nuevos artistas y espacios que le permitan crecer en su arte.

El más grande de sus proyectos es retornar a su pueblo y enseñarles a los niños todo lo que ha aprendido en la ciudad, impulsarlos a lograr lo que ellos quieren y sueñan como él considera haber logrado, hacer crecer su comunidad con el arte y dedicarse a él.