Angurria perdió a expresidente Toledo

febrero 6, 2017

La inminente orden de arresto contra Alejandro Toledo y la certeza de su culpabilidad en la recepción de US$ 20 millones de sobornos de Odebrecht quedó acreditada por el pago de hipotecas con el dinero transferido desde las cuentas del receptor de las coimas, Josef Maiman.

Toledo3

“¡No entiendo un carajo”!…, fue la insólita respuesta que dio, en evidente estado de ebriedad, el expresidente Alejandro Toledo a periodistas de El Comercio al referirle que su casa de Camacho estaba siendo allanada y que era inminente una orden de captura en su contra por haber recibido US$ 20 millones de Odebrecht.

 No obstante, el susto ante su pronto arresto pareció devolverle luego algo de lucidez para negar “rotundamente” desde París el haber recibido dinero de la firma brasileña. Lo cierto es que, tal como lo explicó su excorreligionario y ex primer ministro Luis Solari, el “círculo se ha cerrado” para el sano y sagrado al haber quedado demostrada, por confesión de parte –Odebrecht-, la entrega del soborno de US$ 20 millones a Alejandro Toledo vía las cuentas de su amigo Josef Maiman, para llevar las obras de la Carretera Interoceánica Norte y Sur.

 Pero, lo más importante, el tiro de gracia que demuestra la culpabilidad de Toledo, es el pago de las hipotecas de las casas del expresidente en Camacho y la casa de playa en Punta Sal con dinero proveniente de las cuentas de su amigo Maiman, lo que demuestra que el soborno llegó a sus manos.

 NO LA SACÓ BARATA

 Ahora se sabe que ha sido determinante la delación del exrepresentante de Odebrecht en Perú, Jorge Barata, quien actúa como colaborador eficaz en la investigación que el Ministerio Público sigue sobre el caso Odebrecht y reveló al Ministerio Público haberle pagado millonarios sobornos al exmandatario a cambio de recibir la buena pro para la Carretera Interoceánica Su, en los tramos 1 y 2, lo que precipitó la inminente orden de detención.

 Según fuentes de la Fiscalía a las que accedió Velaverde, es que el Poder Judicial tiene listo desde hace diez días el pedido de detención preliminar en su contra, pero prefirió esperar los resultados de las pesquisas que realizan dos emisarios peruanos que viajaron a Estados Unidos para coordinar con el FBI el seguimiento y posible captura del exmandatario peruano.

 En ese sentido, las declaraciones de Barata, quien reveló que fue el propio Toledo quien, en una reunión con Josef Maiman y funcionarios brasileños, exigió el pago de US$ 20 millones en forma escalonada, precipitó que los medios de prensa internacionales, como The Economist, dieran como confirmada la noticia de su inminente arresto.

 Los desembolsos, ahora se sabe, se dieron entre el 2005 y el 2008, cuando concluyeron las obras, a cuentas manejadas por Odebrecht, como el Trend Bank Limited de Brasil y luego depositado en otras cuentas de compañías offshore en paraísos fiscales señaladas por Maiman Rapaport.

 Según informa la prensa internacional, Barata, a quien en un primer momento se le identificó como “colabora dor eficaz cuya identidad no se puede revelar”, ha dado lujo de detalles sobre cómo fueron las conversaciones iniciales con el intermediario, Josef Maiman Rapaport, y las definitivas con el mismo expresidente Toledo.

 

POR ANGURRIENTO

 “Esos son negocios de Maiman, yo no tengo nada que ver”, afirma ahora Toledo. No obstante, tal como lo señala Luis Solari, la “angurria” ganó a Toledo.

 “Los corruptos no tocan las cuentas en las que reciben sobornos durante diez años esperando la prescripción, pero Toledo fue tan angurriento que constituyó Ecoteva para comprar inmuebles e incluso recibió directamente dinero de las cuentas involucradas para pagar sus hipotecas. Así las cosas, ha quedado demostrada su culpabilidad”, explicó.

 Ahora, toda la clase política le ha dado la espalda al expresidente, mientras que otros, como José Barba Caballero, vaticinan que la pareja Toledo-Karp buscará refugio en Israel, país con el que no existe convenio de extradición.

 Al cierre de nuestra edición, Alejandro Toledo continuaba con su esposa en París, pero el desenlace de esta historia, arresto, fuga o refugio, se conocerá en las próximas horas.